Este mundo helado recién descubierto podría ser la clave para hallar al Planeta Nueve

Los científicos han anunciado el descubrimiento de un nuevo mundo helado en la periferia del Sistema solar, y si bien este objeto distante es muy pequeño, podría ayudar a localizar algo que está destinado a ser mucho más grande: El Planeta Nueve.

L91 con una orbita de 20.000 años podría ser arrastrado por una «fuerza externa»

L91 con una orbita de 20.000 años podría ser arrastrado por una «fuerza externa». Crédito: L. Calçada/ESO

El nuevo descubrimiento – llamado L91 – es lo que se conoce como un objeto transneptuniano (TNO), lo que significa que es un pequeño mundo que gira alrededor del Sol más allá de Neptuno. Esa distancia extrema significa que L91 necesita muchísimo tiempo para completar su órbita alrededor del Sol.

Neptuno es el planeta más alejado confirmado en nuestro Sistema Solar, orbitando alrededor del Sol a una distancia de unos 4,5 millones de kilómetros (2.8 millones de millas). En términos científicos, eso es aproximadamente 30 unidades astronómicas (AUS) – es decir, 30 veces la distancia entre la Tierra y el Sol

Pero L91 proyecta un arco aún más amplio. Lo más cerca que se pone al Sol es de 50 UA, pero su órbita elíptica hace que llegue a estar tan lejos del Sol como 1.430 UA, antes de que avance poco a poco hacia atrás y el interior nuevamente.

«Se encuentra justo en el límite de lo que podemos detectar», dijo el astrofísico Michele Bannister de la Universidad Queen de Belfast, en el Reino Unido a Science.

L91 necesita más de 20.000 años para completar su órbita alrededor del Sol, y le da al mundo helado el estado de la segunda mayor distancia orbital máxima desde el Sol (o afelio) para un TNO conocido.

Pero quizás aún más notable es el hecho de que la trayectoria orbital de L91 parece estar en transición, con el diminuto mundo migrando desde un conjunto de objetos llamados la nube de Oort a otro grupo cercano, el cinturón de Kuiper.

Este tipo de transición nunca se ha observado antes en un TNO, y el equipo que encontró L91 piensa que podría darse debido a los efectos históricos del tirón de Neptuno en el planeta de menor importancia – quizá emparejados con las interacciones gravitatorias con una estrella que pasa.

Pero no todo el mundo está convencido con esta explicación.

«Es una historia que no es inverosímil, pero también creo que no es necesaria», dijo el científico planetario Konstantin Batygin del Instituto de Tecnología de California (Caltech), quien no estuvo involucrado en el descubrimiento, a Science.

Batygin fue parte del equipo que originalmente planteó la hipótesis del Planeta Nueve, y él piensa que este masivo, mundo todavía no visto también podría estar al acecho en las afueras del Sistema Solar, y además podría ser el responsable de las órbitas inusuales de un montón de objetos más pequeños como L91.

En su estudio, que aún no ha sido publicado, el equipo de Bannister analizó si una masa del estilo del Planeta Nueve – se estima que es de aproximadamente 10 veces la masa de la Tierra – podría explicar los movimientos de L91, pero los cálculos iniciales no lo sugieren.

Pero con los científicos encontrando más y más de estos objetos distantes en la periferia del Sistema Solar, nuestra capacidad para analizar sus movimientos se hace más fuerte – es decir, la caza del Planeta Nueve se vuelve un poco más cercana cada día.

«Cada vez que nos encontramos con otro de estos objetos, se añade otra pieza al rompecabezas», dijo Meg Schwamb, uno de los miembros del equipo, desde el Observatorio Gemini en Hilo, Hawai, a Nature.

Los hallazgos fueron presentados en una reunión de la American Astronomical Society’s Division for Planetary Science (División de la Sociedad Astronómica Americana de Ciencia Planetaria) en Pasadena, California esta semana.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0