Descubren una flor de 3.000 años en el interior del mango de un hacha

Un grupo de arqueólogos han descubierto en Lancashire, Inglaterra, un notable conjunto de ofrendas rituales de la Edad del Bronce que han descrito como «absolutamente increíbles» y que incluye joyas, ornamentos, armas y una prístina flor metida a presión en el interior del extremo hueco del mango de un hacha.

La flor de cardo conservada se cree que posee aproximadamente 3.000 años de antigüedad.

La flor de cardo conservada se cree que posee aproximadamente 3.000 años de antigüedad. Fotografía: Dalya Alberge

El medio informativo The Guardian informa de que el descubrimiento ha sido realizado en un yacimiento arqueológico de Lancashire. El pueblo que creó esta ofrenda era una comunidad de agricultores que depositaba sus ofrendas rituales en lugares inundados. Este tipo de hallazgos tan bien conservados son poco frecuentes y, hasta ahora, los investigadores creían que las ofrendas votivas de la Edad del Bronce eran principalmente de metal. Sin embargo, el reciente descubrimiento revela que estas ofrendas podían incluir una amplia gama de otros elementos, como comida, ropas y objetos de madera.

Entre otros muchos asombrosos tesoros arqueológicos, los investigadores desenterraron una flor de cardo, una ofrenda única en su época, y además sorprendentemente bien conservada. Había sido depositada en el interior del extremo hueco del mango de un hacha, uno de los muchos descubiertos en este conjunto de piezas, y que se encontraba además lleno de avellanas. El Dr. Ben Roberts, profesor de la Universidad de Durham y antiguo comisario artístico de las colecciones de la Edad del Bronce del Museo Británico, ha declarado a The Guardian que la flor del cardo es un hallazgo muy poco frecuente en la Edad del Bronce.

Se han descubierto flores en tumbas más antiguas, pero dentro de este período específico los restos humanos se incineraban, y tales ofrendas habrían quedado por lo general destruidas. En este caso, el conjunto de piezas arqueológicas se conservó porque no se encontraba directamente vinculado al lugar de enterramiento, sino que se trataba de una ofrenda ritual aparte.

Además de la flor, el equipo de investigadores ha descubierto un gran número de hachas, puntas de flecha (con hojas aún afiladas), brazaletes, pulseras y otros ornamentos.

También se descubrieron puntas de lanza y ejes como muestra la imagen.

También se descubrieron puntas de lanza y ejes como muestra la imagen. Fotografía: Dalya Alberge

Este mismo año, los investigadores llevaron a cabo otro significativo descubrimiento de la Edad del Bronce cerca de Morecambe Bay, consistente en un lugar de enterramiento con una gran cantidad de valiosas piezas. Fue en el transcurso de estas excavaciones cuando el equipo de investigadores fue avisado por un aficionado provisto de un detector de metales de un nuevo hallazgo a unas siete millas de distancia (11 kilómetros). Como ha explicado Brendon Wilkins, arqueólogo y director del proyecto, en declaraciones recogidas por The Guardian:

Lo que realmente nos impresionó fue la coincidencia,» apunta Wilkins, añadiendo a continuación que «Justo al mismo tiempo salía a la luz otro hallazgo absolutamente increíble, lo que permitió a un equipo que ya se encontraba en la zona acudir hasta allá. Estos yacimientos están comenzando a converger, llenando una importante laguna en nuestro conocimiento. Los elementos hallados en el nuevo conjunto deber ser ahora estudiados y analizados en un laboratorio, antes de que un juez instructor decida si pueden ser declarados oficialmente como tesoro. A continuación se ofrecerán a museos locales y nacionales.”

El equipo de investigadores, que llevó a cabo las excavaciones de Morecambe Bay, también ha descubierto una singular urna funeraria de principios de la Edad del Bronce. Actualmente, los arqueólogos continúan con sus análisis, y están compartiendo las noticias relacionadas con sus investigaciones en su página de Facebook.

Imagen de portada: Principal: En el yacimiento se han descubierto también hachas desmontables. Detalle: la flor de cardo hallada recientemente y cuya antigüedad se estima en unos 3.000 años. Fotografías: Dalya Alberge.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: