Fósil de 48 millones de años muestra un insecto dentro de un lagarto dentro de una serpiente

En un bucle casi infinito…

Paleontólogos han descubierto un fósil que ha conservado un insecto dentro de un lagarto en el interior de una serpiente – una batalla prehistórica de la cadena alimenticia, que terminó en un lago volcánico hace unos 48 millones de años.

Fósil de 48 millones de años muestra un insecto dentro de un lagarto dentro de una serpiente

Sacado de una cantera abandonada en el suroeste de Alemania llamada Messel Pit, este fósil es solo el segundo de su tipo en haberse encontrado, con los restos de tres animales, uno dentro de otro.

«Este es probablemente un tipo de fósil único que encontraré en el resto de mi vida profesional, pues tal es la rareza de estas cosas», dijo el paleontólogo Krister Smith del Instituto Senckenberg de Alemania. [Fuente].

Smith y su equipo sospechan que la iguana comió un insecto, y luego de dos días fue cazada por una joven serpiente.

No está claro cómo murió la serpiente, pero lo que sí se sabe es que estaba demasiado cerca del lago profundo volcánico, por lo que probablemente fue envenenada o asfixiada por los vapores tóxicos.

Su cadáver probablemente se deslizó al lago después de su muerte, donde este fue preservado perfectamente durante millones de años.

Si bien la combinación de serpiente-lagarto-insecto es única en el registro fósil, no es la primera vez que se ha descubierto una rareza prehistórica como esta.

En 2008, investigadores austríacos encontraron un fósil de 250 millones años de edad que había conservado un tiburón que había comido algún tipo de anfibio que había comido un pez pequeño.

Fósil de 48 millones de años encontrado en Messel pit (Alemania)

Fósil de 48 millones de años encontrado en Messel pit (Alemania)

En esta imagen del fósil se resaltan los tres animales encontrados. Véase a la serpiente en color blanco, el lagarto en color anaranjado y al insecto en color verde.

En esta imagen del fósil se resaltan los tres animales encontrados. Véase a la serpiente en color blanco, el lagarto en color anaranjado y al insecto en color verde.

Era mucho más fragmentario que el fósil del hoyo de Messel, pero fue el primer indicio real de que la cadena alimenticia de la época era mucho más compleja de lo que los investigadores habían pensado.

Los fósiles mejor conservados del mundo de la época del Eoceno, que tuvo lugar hace aproximadamente hace 56 a 34 millones de años, se han encontrado aquí, y Smith y su equipo ya están planeando otro viaje de vuelta.

El estudio ha sido publicado en Palaeobiodiversity and Palaeoenvironments.

«Este fósil es increíble», dijo uno de los investigadores, Agustín Scanferla. «Somos muy afortunados por estudiar este tipo de muestras».

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0