¿Por qué la Luna no debería ser terraformada?

A pesar de que cada vez aumentan las razones comerciales y científicas que poseen grandes planes para la Luna, nuestro vecino más cercano dolorosamente desolado nunca se parecerá a la Tierra, debido a que nunca podrá ser terraformado. En su lugar, siempre será preservado como testimonio del gran y misterioso pasado de nuestro sistema solar.

¿Por qué la luna no debería ser terraformada?

A pesar de que existen planes para convertir a la Luna en un tipo de Base comercial, científica y / o minera permanente con la que Arthur C. Clarke solía soñar, con cada año que pasa, se hace cada vez más claro que la Luna todavía tiene mucho que enseñarnos acerca de nuestro Sistema Solar interior.

Después de todo el paradigma actual es que nuestra Tierra y Marte impactaron con una masa planetaria de similar tamaño, llamado Theia, hace más de 4,5 mil millones de años. Producto de esta colisión, la Luna se colocó en la órbita terrestre, y luego sufrió otros golpes desde la época de nuestro Sistema Solar temprano. Es decir, un período de impactos planetarios pesados tuvieron lugar durante 300 millones de años, generando la formación de muchas de las grandes cuencas de impacto de la Luna que aún caracterizan su superficie.

«Encuentro que todo el concepto de ‘terraformación’ es ridículo, siendo un claro ejemplo de arrogancia en una escala planetaria», dijo Paul Spudis, un científico planetario del Instituto Lunar y Planetario (LPI) en Houston. «No entendemos aún completamente cómo funciona la Tierra ¿y vamos a crear un segundo planeta?»

Pero eso no impide que se edifiquen bases permanentes, así como telescopios robóticos en su superficie. Aún así, eso está muy lejos de realizarse.

¿Y por qué molestarse en terraformar la Luna?

Una sociedad capaz de terraformar eficientemente un cuerpo tan grande como la Luna simplemente podría construir con la misma facilidad hábitats espaciales del tipo L5 en el espacio cislunar, es decir, en el volumen orbital entre la Tierra y la Luna. Sin embargo, puede haber unos pocos impedimentos legales para la terraformación lunar.

Hasta el momento, existen muchas restricciones legales con respecto a las actividades humanas sobre la superficie lunar, como ha sido indicado por la Comunidad Internacional en el Tratado del Espacio Exterior de 1967 y el Acuerdo sobre la Luna de 1979.

Uno de los principales problemas es, lo que dice Spudis: «La baja gravedad de la Luna podría crear problemas para la retención de la atmósfera, pero lo que es peor, la Luna no tiene un campo magnético global para contener a la erosión del viento solar de la atmósfera y proteger la superficie de la radiación.»

Y también hay una razón filosófica sorprendente para mantenerla como está. La Luna es el objeto astronómico más accesibles en nuestros cielos nocturnos. Como tal, sirve como un recordatorio periódico de cuán impredecibles y casual es nuestro cosmos, de hecho, nuestro propio sistema solar interior, parece ser así.

Si alguien viene y altera la Luna a través de la terraformación, sería una maravilla, pero eso no quiere decir que sea una gran idea.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0