Nikola Tesla: Éter, antigravedad y aprovechamiento del poder del universo

Hace más de 100 años, Nikola Tesla descubrió tecnologías que hoy en día aún somos incapaces de entender. En la década de 1800, Nikola Tesla habló de la tecnología antigravedad, platillos voladores alimentados por bobinas de Tesla y “éter”.

Nikola Tesla: Éter, antigravedad y cómo aprovechar el poder del universo

He desarrollado una teoría dinámica de la gravedad en todos los detalles y espero darle esto al mundo muy pronto…”

La mayor parte de las cosas que ves a tu alrededor hoy en día, la electricidad, la radio, aviones no tripulados, iluminación fluorescente, luces de neón, radar, microondas y de otras docenas de inventos sorprendentes son el resultado de una mente brillante: Nikola Tesla.

Nikola Tesla es un hombre ausente en los libros de historia, pero es el responsable de la tecnología futurista que disfrutamos hoy en día, que fue concebida por este genio hace más de cien años.

Pero la mente de Tesla fue más allá de las tecnologías convencionales. De hecho, Nikola Tesla registró una fascinante patente en el año 1928.

La patente número 1,655,144 detalla una máquina voladora que extrañamente se parecía tanto a un avión como a un helicóptero.

Pero eso era una patente para un vehículo, que necesitaba un sistema de propulsión.

Antes de su muerte, Nikola Tesla desarrolló lo que él llamó «Space Drive» o Sistema de Propulsión de Campo Anti-electromagnético.

En 1897, cuando Tesla presentó su Teoría de la Dinámica de la Gravedad, dijo que todos los cuerpos emiten microondas cuya tensión y frecuencia están determinados por su contenido eléctrico y movimiento relativo.

Hace más de cien años, Nikola Tesla logró medir la radiación de microondas de nuestro planeta y llegó a la conclusión de que es sólo un par de centímetros de la longitud de onda.

Tesla continuó diciendo que la frecuencia y el voltaje de la radiación de microondas de la Tierra fueron influenciadas en gran medida por la velocidad y la masa de nuestra planta. La interacción gravitacional con otros cuerpos celestes como el Sol fue determinada por la interacción de las microondas entre los cuerpos celestes.

Tesla confirmó esto, colocando dos placas de metal a cierta distancia, y electrificándolas con alto voltaje, corrientes de alta frecuencia ( «corrientes Tesla», o «microondas»). Con suficiente alto voltaje y frecuencia, el espacio entre ellas se convirtió en «estado sólido». También trabajó con una sola placa, de zinc (1/8″ de espesor x 12″), con un peso de aproximadamente dos libras) suspendida en el aire.

Pero Tesla no solo se dedicó a incursionar en avanzadas tecnologías, él fue más allá, y se aventuró en otros temas fascinantes que finalmente lo llevaron hacia el éter.

Nikola Tesla

Al hablar de sus estudios, en un artículo inédito en «Prodigal Genius: The Life of Nikola Tesla», Tesla expuso su teoría dinámica de la gravedad diciendo que «el éter lumínico llena todo el espacio».

Tesla dijo que el éter recibe la acción de la fuerza creativa que da vida. El éter es arrojado en «infinitesimales torbellinos», hélices casi a la velocidad de la luz, convirtiéndose en la materia ponderable. Entonces la fuerza disminuye y cesa el movimiento, la materia vuelve al éter (una forma de «desintegración atómica»).

La humanidad puede aprovechar estos procesos para:

  • Precipitar la materia desde el éter.
  • Crear lo que se quiera con la materia y la energía derivada.
  • Modificar el tamaño de la Tierra.
  • Controlar las estaciones de la Tierra (control del tiempo).
  • Guiar el camino de Tierra a través del universo, como una nave espacial.
  • Causar las colisiones de planetas para producir nuevos soles y estrellas, el calor y la luz.
  • Originar y desarrollar vida en infinitas formas.

Curiosamente, Tesla fue más allá de las invenciones. De hecho, cuando leemos acerca del «eter» y Nikola Tesla nos damos cuenta de hasta qué punto esta mente brillante se encontraba en comparación con el resto del mundo.

He trabajado en todos los detalles y con la esperanza de dar esto al mundo muy pronto. Explicar las causas de esta fuerza y los movimientos de los cuerpos celestes bajo su influencia pondrá fin a la especulación vaga y falsas concepciones, como la del espacio curvo. Sólo la existencia de una fuerza de unión puede explicar los movimientos de los cuerpos según lo observado, y su asunción dispensa con la curvatura del espacio. Toda la literatura sobre este tema es fútil y destinada al olvido. Así son todos los intentos de explicar el funcionamiento del universo sin reconocer la existencia del éter y la función indispensable que desempeña en los fenómenos”.

Todo lo anterior podría interpretarse como si Tesla estaba diciendo que a través de la ciencia, la humanidad podría convertirse efectivamente en uno con el creador.

Los poderes ilimitados ya están aquí, no tenemos que inventarlos, sólo tenemos que encontrar una manera de verlos, sentirlos, y aprovecharlos.

Tesla puede haber encontrado una manera, pero el resto de la humanidad no estaba preparada aún para ello. ¿Y ahora ya lo estará?

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0