SETI «escucha» una estrella cercana en busca de señales extraterrestres

SETI «escucha» una estrella cercana en busca de señales extraterrestres

Los astrónomos que buscan inteligencia extraterrestre en el Universo han utilizado un potente radiotelescopio para escuchar «a escondidas» un sistema de estrellas que está relativamente cerca de la Tierra, con la esperanza de oír el susurro débil de radio de una posible civilización extraterrestre.

Usando el Allen Telescope Array (ATA), ubicado en California (arriba en la foto), miembros del Instituto SETI eligieron a la estrella TRAPPIST-1, ya que saben que esta tipo enana roja es hogarde al menos 3 exoplanetas. Las búsquedas tradicionales SETI han inspeccionado a las estrellas al azar en el cielo, con la esperanza de detectar una señal de radio artificial. Pero ahora que sabemos que existen ciertas estrellas anfitrionas de exoplanetas, los «cazadores de extraterrestres» van a ser un poco más exigente con la selección de objetivos estelares.

Gracias al el ATA se han podido «escuchar» los sistemas de estrellas que el telescopio espacial Kepler de la NASA y otras misiones de «caza de exoplanetas» han confirmado que poseen exoplanetas. Los astrónomos pueden deducir si ese planeta se encuentra en la «zona habitable» de una estrella. La zona habitable alrededor de cualquier estrella es la distancia a la que un hipotético planeta rocoso puede orbitar y que no sea demasiado caliente o demasiado frío para que exista agua líquida. Como sabemos, la vida en nuestro planeta se rige por el agua; y de la misma forma posible vida extraterrestre inteligente podría haberse adaptado en mundos con similares características. Si es así, posibles civilizaciones avanzadas podrían estar transmitiendo ondas de radio.

La Tierra ha estado filtrando unas débiles señales de radio al espacio durante más de 100 años desde la llegada de las transmisiones de radio comerciales en todo el mundo a principios del siglo 20. Más recientemente, hemos estado haciendo ping a los asteroides y a los planetas con potentes radares. Y no olvidemos los controversiales mensajes de inteligencia extraterrestre, o METI, una práctica que ha inquietado a algunos científicos. Por lo tanto, en teoría, cualquier raza alienígena inteligentes que vivaa menos de 100 años luz de la Tierra – suponiendo que poseen receptores de radio lo suficientemente sensibles – podría ser conscientes de nuestra presencia.

Y esto es lo que está haciendo SETI: escuchar las transmisiones alienígenas que, hasta ahora, han demostrado ser poco concluyentes.

Sin embargo, el año pasado, Kepler descubrió una señal «de tránsito» extraña desde la estrella KIC 8462852, también conocida como la estrella de Tabby. Aunque la hipótesis generalmente aceptada es que un enjambre de cometas puede haber causado esta señal de tránsito extraña, hay otra idea que podría ser evidencia de una civilización extraterrestre avanzada que podría haber construido una «mega estructura» en torno a su estrella.

De acuerdo con un comunicado de prensa del Instituto SETI, el miércoles, aunque hubo una transmisión extraterrestre desde la estrella de Tabby, el hecho de que se encuentra a 1.500 años luz de distancia haría que la detección de señales de radio alienígenas sea extremadamente improbable, a menos que dichos extraterrestres lanzaran deliberadamente ondas de radio extremadamente potentes hacia nosotros.

Esta es la razón por la que SETI seleccionó a la estrella TRAPPIST-1 para darle seguimiento. Aunque no hay evidencia de señales de tránsito extrañas en torno a esta pequeña estrella, se trata de un sistema planetario compacto antiguo que podría, luego de algunos supuestos, ser considerada habitable. Es mas, TRAPPIST-1 está a sólo 40 años luz de distancia – más o menos en nuestra puerta interestelar. Cualquier señal transmitida desde el sistema TRAPPIST-1 sería mil veces más fuerte que una señal transmitida desde la estrella de Tabby.

Así, durante 2 días en el mes de mayo, el ATA se centró en TRAPPIST-1, en busca de una señal. El resultado fue lo esperado, pues esta es una tarea a largo plazo; no se detectaron señales extraterrestres en este primer análisis.

Los investigadores de SETI estimar que si los alienígenas están transmitiendo desde ese sistema estelar, tendrían que construir una serie de antenas de radio de un tamaño aproximado al del telescopio de Arecibo en Puerto Rico, y que opere con una potencia de transmisión de aproximadamente 300 kilovatios. Curiosamente, el más poderoso transmisor de radio en la Tierra opera con 700 kilovatios, por lo que la construcción de un transmisor para fines de mensajería interestelares está dentro de los límites de lo posiblemente tecnológico.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0