El artefacto de Coso: ¿Antiguas civilizaciones usaron la electricidad hace unos 500.000 años?

El artefacto de Coso: ¿Antiguas civilizaciones usaron la electricidad hace unos 500.000 años?

Diversos descubrimientos de objetos artificiales, encerrados en piezas de roca o carbón, ofrecen una evidencia tangible muy seductora de que en el pasado distante, la humanidad fue significativamente más avanzada tecnológicamente de lo que nosotros incluso podríamos comprender.

En la cima de un cerro, a 1.310 metros sobre el nivel del mar, dentro de que una piedra fue descubierto un genuino ejemplo de tecnología antigua, que data de milenios antes de la llegada histórica del Homo Sapiens.

El día 13 de febrero de 1961, Wallace Lane, Virginia Maxey y Mike Mikesell, propietarios de una tienda de regalos en Olancha, California, entraron en las montañas Coso para abastecer el stock de minerales para su tienda.

Para su sorpresa, no solo encontraron minerales, encontrarían algo que podría alterar totalmente el rumbo que ha tomado la historia de la humanidad. En su búsqueda de minerales, se toparon con unos inusuales fósiles incrustados. Después de haber capturado su interés, Mike Mikesell decidió investigar más sobre la estructura de la Geoda.

En el proceso de corte abierto de la Geoda, Mike Mikesell encontró que esta contenía algo extraño. En medio de la geoda descubrió un núcleo metálico, de alrededor 2 milímetros de diámetro.

El núcleo era lo que parecía ser un collar de cerámica que fue forrado en una manga hexagonal tallada en madera que habría quedado petrificado presumiblemente en una fecha posterior.

Artefacto de Coso

Alrededor de la cáscara de madera fosilizada, la capa exterior de la geoda estaba compuesta de arcilla solidificada, guijarros, trozos de conchas fósiles y dos elementos metálicos no magnéticos que parecían idénticas a un clavo y una arandela.

Un pedazo de cobre restante todavía entre la cerámica y la madera fosilizada indica que los dos pueden haber estado separados por una ahora descompuesta manga de cobre.

Pruebas de rayos x del elemento mostraron un objeto que se asemeja mucho a bujías de hoy en día,

Teniendo en cuenta la superposición aproximada y estructura de la corteza externa, el objeto ha sido datado en 250.000 a 500.000 A.C. Sin embargo, el nombre del geólogo se mantiene en reserva o simplemente no se menciona en los materiales de origen.

En una declaración anterior en 1961, se dijo que el objeto tenía propiedades magnéticas, magnetismo que unos años más tarde, en 1969, ya no estaba presente.

A pesar de sus orígenes extraterrestres asumidos, el artefacto de Coso no es sólo una «bujía» en un fósil. Su construcción revela claramente que es muy similar a los primeros superconductores.

Después de una serie de pruebas exhaustivas y de analizar meticulosamente el artefacto de Coso con rayos x , se reveló que la Geoda era realmente una forma de dispositivo mecánico. Poseía un eje metálico el cual tenía óxido en un extremo, pero el otro extremo estaba atado a un resorte de metal.

El acabado de la cerámica y las partes internas de cobre insinúan una especie de aparato eléctrico. Aunque es muy semejante a un enchufe de chispa, su terminal de hélice no se asemeja a cualquiera de las bujías de nuestros días.

Para agregar más misterio al artefacto de Coso, algunos geólogos afirman que la roca donde se encontró incrustado este artefacto poseía al menos 500,000 años, y que habría quedado fosilizada en rocas sedimentarias depositadas durante el gran diluvio.

Este artefacto de extrema importancia para los arqueólogos y geólogos, revela que los antediluvianos habrían obtenido impresionantes avances más allá de nuestras expectativas: descubrieron y aprendieron a manipular la electricidad muchos miles de años antes de la reintroducción de este conocimiento en nuestra época.

Artefacto de Coso

Al igual que otros artefactos antiguos que pueden contener pistas sobre nuestra enigmática historia antigua, el artefacto desapareció tres años después de que fue exhibido durante sólo tres meses en el Eastern California Museum of Independence.

En septiembre de 1999, en un intento de seguir la pista del artefacto de Coso, se investigó el paradero de las primeras personas que lo descubrieron, lamentablemente algunas personas involucradas en el descubrimiento habían muerto antes. Solo se pudo dar con Virginia Maxey, pero ella se negó a comentar públicamente sobre el artefacto.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0