NASA anuncia que construye un sistema de propulsión eléctrico para ir al espacio profundo

NASA anuncia que construye un sistema de propulsión eléctrico para ir al espacio profundo

Como una continuación a la carrera espacial, si vamos a empezar a explorar el resto de nuestro universo, vamos a necesitar una mejor nave espacial. Con esto en mente, la NASA ha adjudicado un contrato de US$ 67 millones para desarrollar un nuevo sistema de propulsión eléctrica que podría eventualmente llevarnos mucho más profundo en el espacio.

En esencia, la electricidad se utiliza en lugar de un propulsor químico para conseguir que una nave espacial se mueva. La tecnología está programada para ser utilizada en las misiones para redirigir asteroides próximos, cuyo objetivo es explorar las formas en que podría desviar un asteroide que se dirige a la Tierra, así como un viaje tripulado a Marte, previsto para aproximadamente el año 2030.

Ya hemos visto automóviles que funcionan con electricidad, y ahora nuestras naves espaciales harán lo mismo.

Se utilizarán paneles solares para generar una carga eléctrica y el propulsor a bordo será ionizado utilizando la electricidad cosechada. Estos iones cargados positivamente, creado por la captura de electrones en un campo magnético, se acelerarán fuera de la nave para proporcionar empuje.

La propulsión eléctrica no es exactamente nueva, la NASA dice ha estado trabajando en él durante más de 50 años, pero como con cualquier tecnología, necesita ser financiada, necesita ser segura y estable antes de que pueda ser utilizada en una misión. Con la adjjudicación del nuevo contrato por tres años a Aerojet Rocketdyne, la NASA espera acelerar el proceso.

«El trabajo realizado bajo el contrato podría potencialmente aumentar la eficacia de combustible del transporte espacial 10 veces sobre la actual tecnología de propulsión química y obtener más del doble de la capacidad de empuje en comparación con los actuales sistemas de propulsión eléctrica», dijo la NASA.

Cuando empezamos a hablar de viajes de larga distancia al espacio (el viaje a Marte podría tomar ocho meses más o menos), la eficiencia del combustible se convierte en algo muy importante. Ser capaz de viajar distancias más largas con menos combustible es crucial si vamos a llegar más lejos.

Aerojet Rocketdyne utilizará un diseño de referencia desarrollado por la NASA para producir una unidad procesadora de energía (PPU), un controlador de flujo de xenón baja presión y un arnés eléctrico. El xenon se usa comúnmente como un propulsor en los sistemas de propulsión de iones debido a la facilidad relativa con la que se puede ionizado.

NASA Evolutionary Xenon Thruster (NEXT) motor iónico en funcionamiento.

NASA Evolutionary Xenon Thruster (NEXT) motor iónico en funcionamiento. Crédito: NASA

«A través de este contrato, la NASA desarrollará elementos avanzados de propulsión eléctrica para aplicaciones iniciales de vuelos espaciales, que allanarán el camino para una misión de demostración de propulsión eléctrica solar avanzada a finales de la década», dijo el administrador asociado de la NASA Steve Jurczyk.

La misión de la sonda Dawn de la NASA también utiliza la propulsión eléctrica solar, pero como informa The International Business Times, se espera que los propulsores que están siendo desarrollados por Aerojet sean aproximadamente cinco veces más potentes.

Pueden leer más sobre este avance tecnológico de la NASA en el siguiente enlace.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0