Momia de mujer de hace 4.500 años en Caral revela igualdad de genero entre sus pobladores

Momia de mujer de hace 4.500 años en Caral revela igualdad de genero entre sus pobladores

Hace miles de años, la gente de la civilización de Caral (también conocida como Caral / Caral-Supe) vivían cerca de la costa de Perú, al parecer, nunca hicieron la guerra, sino más bien pasaban gran parte de su tiempo haciendo música, estudiando el cielo nocturno, practicando la religión, y viviendo en armonía con la naturaleza.

Y ahora existe evidencia encontrada en una mujer momificada que sugiere que la gente de Caral pueden haber practicado la igualdad entre hombres y mujeres.

Puede sonar como una representación políticamente correcta de la vida de los nativos en el continente americano, pero los científicos no han encontrado evidencia de que hayan existido guerras en esta nación avanzada de hace 5.000 años de antigüedad.

Los arqueólogos recientemente exhumaron los restos momificados de una mujer peruana enterrada hace unos 4.500 años, con ocho flautas hechas de huesos de animales y otros objetos funerarios que apuntan a que su condición noble e igual a la de los hombres.

Una representación de cómo fue enterrada la mujer.

Una representación de cómo fue enterrada la mujer. Crédito: Ministerio de Cultura de Perú

La mujer, de aproximadamente 40 años de edad al morir, fue enterrada en Aspero, un pueblo de pescadores de la civilización Caral – Andina.com la llama «la organización social más antigua de América» ​​en un artículo que se refiere al descubrimiento de la momia.

La ciudad de Aspero se encuentra cerca del Océano Pacífico, en la desembocadura del río Supe. La gente de Aspero vivía de la pesca de mariscos y mamíferos marinos. Los arqueólogos han hallado entre los restos diversos tipos de redes y anzuelos. También producían cacahuetes, guayabas, pacae, achira, calabaza, frijoles, aguacates y patatas dulces.

La mujer fue enterrada junto a su ajuar, incluyendo un recipiente con fragmentos vegetales y semillas, un collar de moluscos y cuatro broches con motivos de aves y monos; todo esto indica que ella era igual a los hombres en su sociedad, señala Andina. Las tallas muestran tanto animales de la costa y de la selva, que también indica el contacto entre Aspero y las ciudades de Supe más hacia el interior, incluyendo el capital de Caral.

Las tallas muestran animales de la cosa y de la selva.

Las tallas muestran animales de la cosa y de la selva. Crédito: Andina

La doctora Ruth Shady, arqueóloga líder, dice que restos de la mujer son importantes para entender la dinámica social de la civilización prehistórica. «El lugar y la forma en que estaba enterrada reveló el alto rango que ocupó hace 4.500 años. Este hallazgo muestra evidencia de la igualdad de género, es decir, las mujeres y los hombres eran capaces de desempeñar papeles principales y alcanzar un alto estatus social, hace más de 1.000 años».

En general en el campo de la historia antigua se enseña que Mesopotamia, Egipto, China e India, dieron lugar a las primeras civilizaciones de la humanidad. Sin embargo, pocos son conscientes de que, al mismo tiempo, y en algunos casos antes de que algunas de estas sociedades emergieran, la civilización de Caral existía en Supe, Perú – la primera civilización conocida de las Américas.

Su capital era la ciudad sagrada de Caral – una metrópoli de 5.000 años con prácticas agrícolas complejas, rica cultura y arquitectura monumental; incluía seis grandes estructuras piramidales, templos, anfiteatros, plazas circulares hundidas y zonas residenciales. Caral, está a 14 millas (22 kilómetros) del interior de Aspero.

La ciudad de Caral-Supe con 626 hectáreas (1.550 acres) fue fundada alrededor de 3000 A.C. en una zona árida cerca al valle del río Supe, en las montañas de los Andes cerca de la costa occidental del Perú. No hay signos de guerra o de violencia en la ciudad. Además, el valle verde y sus espacios fértiles quedaron deshabitados. En cambio, las personas vivían en la meseta desierta, estando así menos vulnerables.

Los arqueólogos dicen que la ciudad es el lugar de nacimiento probable de la lengua quechua, y por tanto su influencia se extendió a Macchu Pichu y los geoglifos de Nazca.

A pesar de que los habitantes de Caral carecían de cerámica y aparentemente no tenía arte, construyeron grandes monumentos, como pirámides, plazas, anfiteatros, templos y zonas residenciales, y tenían una agricultura extensiva. Poseían una dieta variada, desarrollado el uso de los textiles, utilizaban un sistema complejo para el cálculo y el registro, construyeron suministros de agua, y desarrollaron un intrincado sistema de regadío. Comercializaban ampliamente con las sociedades vecinas, llegando al menos hasta la selva amazónica, como se evidencia por las tallas de los monos.

Mientras que la ciudad de Caral tiene una arquitectura monumental, Aspero también lo tenía, incluyendo dos edificios públicos que se encuentran entre las más antiguas Huacas de Sacrificios e Ídolos de las Américas. El término «Huaca» proviene de las lenguas de América del Sur, y significa sagrado o santo y era considerado por los españoles en el Nuevo Mundo como un lugar de enterramiento

Para los antiguos Incas (que llegaron más tarde al pueblo de Supe) las huacas o wak’a aymara y quechua se refiere a los rituales sagrados, un objeto sagrado, o la disposición del alma después de la muerte de una persona.

COMMENTS

WORDPRESS: 3
  • comment-avatar
    Javi 1 año

    Desde luego es increible por no decir alucinante las conclusiones que sacan algunos arqueologos. Para empeza una sola momia no es una muestra significativa de toda una población. Por otro lado que el cuerpo hallado fuera supuestamente de una mujuer rica ó de estátus social elevado no quiere decir que el resto de las mujeres (y de los hombres tambien) vivieran del mismo modo que ella.
    Aparte de todo ésto, el título del articulo es demasiado prtencioso al afirmar “Una momia revela igualdad de género” Por favor, un poco más de seriedad.

    • comment-avatar

      Javi no tiene nada de pretencioso el hablar sobre la igualdad de genero en culturas anteriores a nuestra civilización; es mas, Caral no parece haber sido la única en mostrar indicios de esto. Es entendible que el machismo reina en nuestra civilización por lo que es difícil aceptar estos nuevos hallazgos, pero las evidencias hablan por si solas, los restos, los utensilios muestran los distintos niveles sociales existentes en el pasado. Y además nosotros no hemos sacado esa conclución, sino los expertos, sino dale una visita a los siguientes enlaces:

      http://www.archaeology.org/news/4401-160421-peru-aspero-burial

      http://www.andina.com.pe/ingles/noticia-high-status-female-found-buried-at-aspero-archaeological-site-in-peru-609012.aspx

      Que tengas un excelente fin de semana.

      • comment-avatar
        Javi 1 año

        Pues claro que no tiene nada de pretencioso hablar de la igualdead de género, por supuesto, y estoy completamente de acuerdo con esa afirmación. Ojalá que así fuera en aquella civilización y que bueno será y espero que así sea el hecho de que se vayan descubriendo nuevos datos, no solo de éste si no tambien de otros pueblos antiguos donde existía igualdad, progreso humano y convivencia pacifica. A lo que yo me he referido es al título del articulo en concreto, que dice: “Momia revela igualdad”
        Por otro lado, lo que yo he dicho en el primer comentario no tiene nada que ver con el machísmo en absoluto, todo lo contrario. Tambien sé y está bastante claro que lo que se relata en el artículo no son conclusiones vuestras.
        Un cordial saludo.

  • DISQUS: 0