El Cronovisor, dispositivo del Vaticano para «mirar» el futuro y el pasado

El Cronovisor, dispositivo del Vaticano para «mirar» el futuro y el pasado

El Vaticano podría poseer un dispositivo que permite a la gente ver eventos futuros y que están a punto de suceder, así como también escenas importantes del pasado. Este podría ser uno de los secretos mejor guardados de la humanidad que de otra manera explicaría la influencia y el poder de la preservación de la Iglesia Católica.

De acuerdo con varios escritores y estudiosos paranormales, este artefacto fue construido en la década de 1950 por un equipo de doce científicos, dirigidos por el padre Pellegrino Ernetti María, un físico italiano que con el tiempo se convirtió en un sacerdote. También recibieron el apoyo valioso del premio Nobel Enrico Fermi y del famoso científico de cohetes Wernher von Braun.

Apodado el Cronovisor, este dispositivo de gran tamaño estaba equipado con antenas hechas de aleaciones exóticas, tubos de rayos catódicos, diales y palancas. Según el padre Ernetti, sus usuarios pueden capturar y grabar lugares específicos, eventos y personas especialmente importantes de la historia de la Tierra. Bajo las condiciones adecuadas, podía vislumbrar posibles escenarios que iban a ocurrir en el futuro cercano. Ernetti dijo que no estaba en libertad de discutir los detalles con respecto al Cronovisor. Sin embargo, dio a conocer que funcionaba mediante el procesamiento de la radiación electromagnética residual que queda por diferentes procesos. El sacerdote utilizó el dispositivo para presenciar varios eventos importantes, el más notable de los cuales fue la crucifixión de Cristo.

Supuesta imagen del Cronovisor

Supuesta imagen del Cronovisor

En 1972 en una revista semanal italiana se publicó una foto que revelaba el dispositivo, pero Ernetti discute su autenticidad. Él indicó que las grabaciones se habían mantenido en secreto, y que no se habrían puesto a disposición del público en general y lo más probable es que se guarden en los archivos del Vaticano.

De acuerdo con algunas fuentes no oficiales, Ernetti incluso fue testigo de uno de los discursos de Napoleón Bonaparte y una tragedia griega llamada Tiestes, una obra considerada perdida con sólo unos pocos fragmentos que sobreviven. Si hemos de creer en estas fuentes, entonces Ernetti era un hombre verdaderamente privilegiado.

Publicación que revela la posible existencia del Cronovisor y sus usos para "ver" el pasado.

Publicación que revela la posible existencia del Cronovisor y sus usos para “ver” el pasado.

En la década de 1970 el Cronovisor tenía un propósito diferente – obtener imágenes del futuro. Según un antiguo participante en el Proyecto Pegasus, el dispositivo se utilizó para preparar el camino para viajar en el tiempo, o al menos una forma rudimentaria de la misma. Durante ese período, el dispositivo proporcionaba imágenes del 2013, en el que el edificio del Tribunal Supremo se ha caído debajo de 100 pies de agua. El Capitolio también fue visto en ruinas y sumergio.

Sin embargo, cuando llegó el momento, estas catástrofes y varios otros sucesos no ocurrieron, por lo que los partidarios del Cronovisor argumentaron que no ofrecía información precisa de cuando ocurrirían los eventos futuros. Se cree que sólo tiene la capacidad de mostrar un resultado potencial, en función de varios aspectos, incluyendo las condiciones geopolíticas actuales, o podría simplemente mostrar realidades de universos alternativos que coexisten con la nuestra.

El sacerdote y escritor francés François Brune se reunió con el padre Ernetti unos meses antes de su muerte y recibió una respuesta engañosa – El Vaticano decidió destruir el Cronovisor por un bien mayor. Según las versiones escritas de Brune, este fue desmantelado en la década de los 90 por el resto de los científicos del equipo que los construyeron inicialmente. En su lecho de muerte, el padre Ernetti retiró todas sus afirmaciones sobre la existencia de este dispositivo, pero Brune cree que fue empujado a hacerlo por razones obvias.

Supuestos planos del Cronovisor. Es posible que el artefacto y sus planos se escondan en las bóvedas del Vaticano, junto con otros grandes secretos de la humanidad.

Supuestos planos del Cronovisor. Es posible que el artefacto y sus planos se escondan en las bóvedas del Vaticano, junto con otros grandes secretos de la humanidad.

No hay fotos o vídeos de este supuesta artefacto que se conozcan, y si en realidad existen deben encontrarse en poder del Vaticano, y podemos suponer, sin duda, que esto nunca se hará público. Podría mantenerse aislado por muchos siglos más en las Bóvedas del Vaticano, junto con muchas otras cosas increíbles que podrían cambiar para siempre nuestra percepción acerca de los orígenes de la humanidad y la vida en general.

También puede leer: Científicos plantean enviar “mensajes codificados” en el tiempo para resolver problemas insuperables

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0