¿Cómo podemos escapar de la prisión de la Matrix?

¿Cómo podemos escapar de la prisión de la Matrix?

La realidad virtual en las películas de Matrix es generada por un ordenador, y la gente vive en esta realidad creada artificialmente. Si se detiene un momento y presta atención a la realidad de su vida diaria, usted encontrará un impresionante descubrimiento.

Nuestra realidad cotidiana muestra un gran parecido con la realidad virtual de la película. Nuestra realidad virtual no se puede generar por una computadora, pero sí por nuestra mente, nuestros pensamientos que fluyen constantemente, y las emociones.

Y así estamos viviendo en la prisión de nuestros pensamientos y en la matriz de nuestros sentimientos.

Veamos qué características tiene esta matriz y como deshacernos de ella.

Toda nuestra vida es una carrera

Perseguimos nuestros deseos y los sueños anhelados. Nos atrae el dinero, el poder, el prestigio, una vida sana y feliz. Todo esto se esconde detrás de una poderosa puerta de hierro que se eleva frente a nosotros.

Estimulados por nuestras ambiciones, perseguimos objetivos diversos a lo largo de nuestras vidas. Aspiramos por algo todo el tiempo, siempre queremos lograr algo. Esta fiebre de inquietud es instigada por el miedo de que aún no somos lo que queremos ser.

Nunca estamos satisfechos, siempre queremos algo más, nos gustaría estar mejor, ser hermosos, más adinerados de lo que somos en la actualidad.

Esos son los objetivos que perseguimos hasta la muerte, hasta que nos damos cuenta de la falta de sentido que ha tenido todo este asunto. Pero ¿por qué son estas metas sin sentido, comenzamos a protestar inmediatamente.

La protesta se debe a que la naturaleza cambia las formas y de forma, así como en su mundo cada forma es objeto de muerte, nacimiento y el cambio permanente. Todo lo atraemos, lo vamos a perder, así como todos salen de este mundo con las manos vacías, todos aquellos que persiguen sus metas, vivirán en el encanto del pasado y el futuro.

Escapar de la Matrix

Buscando la seguridad

Nosotros deseamos encontrar la seguridad permanente en nuestra vida. Nos gustaría encontrar lo que está más allá del mundo de cambio constante. Para ello, nos convertimos en buscadores espirituales.

Como primer paso de la búsqueda espiritual, comenzamos a buscar la iluminación, el auto-reconocimiento en el mundo de las formas y formas (es decir, fuera de nosotros) con la esperanza de alcanzar así el estado de felicidad permanente.

Tenemos la intención de encontrar un dogma, un gran Maestro, una experiencia espiritual de elevación que expanda nuestra conciencia. Si no se encuentra aquí en la Tierra, lo vamos a tratar de buscar en el otro mundo, en el cielo de alguna religión.

Utilizamos la mente como medio de búsqueda espiritual. Es a través de la mente que el Ego tiene la intención de entender lo que está más allá de la mente y las formas. La mente de esta manera prepara la imagen mental de la iluminación, la búsqueda de la felicidad, etc.

Las imágenes mentales nacen a través del proceso completo de la mente. Para la comprensión, también requerimos la información, por lo que vamos a recoger pedacitos de la información como una hormiga lo hace con su alimento.

Desde libros sobre religión y espiritualidad, conferencias y conversaciones, estamos tratando de detectar información, ideas, opiniones y experiencia Lo mismo ocurre con la experiencia espiritual.

Suponemos que si reunimos una cantidad suficiente de experiencia, como resultado vamos a llegar a un cierto punto en que aumentaremos nuestra espiritualidad.

Estas imágenes mentales motivan a que hagamos un esfuerzo en la aplicación de las imágenes mentales en el ámbito de la vida cotidiana, a hacer de estas imágenes las piedras angulares de nuestra vida.

El logro de los objetivos espirituales, sin embargo, proporciona una satisfacción pasajera para nosotros, así que después de lograr un objetivo específico, se devuelve de manera implacable, instándonos a empezar a trabajar para los nuevos objetivos. La mente produce nuevas imágenes mentales, y la búsqueda comienza de nuevo.

La parada

A continuación, vamos a la búsqueda, hasta que finalmente volvemos cansados ​​del proceso, y finalmente reconocemos su verdadera naturaleza. Paramos y abandonamos la búsqueda espiritual. Reconocemos que todos los objetivos que hasta ahora hemos estado buscando fuera de nosotros mismos, sólo se encuentran dentro de nosotros mismos.

Nos detendremos cuando reconozcamos las actividades de la mente y nos neguemos a seguir de largo. Nos damos cuenta de que con la ayuda de la mente no seremos capaces de superar a la mente.

Experimentaremos que detenernos es el momento inactivo de la mente, el silencio entre pensamientos. En ese silencio, experimentamos la consciencia sin formas y reconocemos que de hecho somos la presencia sin pensamientos.

Luego, dejamos atrás el buscador espiritual, con todo el conocimiento acumulado y experiencia espiritual elevada.

El viaje interior

Este es el comienzo de un viaje interior que nos lleva de la matriz, más allá de la mente. Una vez que hemos comenzado nuestro viaje, dejamos el mundo y todo lo que nos ha dificultado progresar.

Renunciamos a cosas sin importancia para ser capaces de concentrar nuestra atención exclusivamente en lo importante. Eso es posible por medio de un saneamiento mental importante.

Cuando comenzamos a hacer una verdadera limpieza, pronto nos enfrentaremos a la gran multitud de nuestros pensamientos, opiniones, ideas y las emociones unidas de todos estos.

Después de un período de tiempo, nos damos cuenta que tenemos que abandonar todas las cosas sin importancia y trivialidades, puesto que estas cosas representan una falsa luz en nuestro camino hacia el interior.

Entonces nos encontramos solos, y nos damos cuenta, que aún no hemos terminado. Estamos todavía por arrojar la sombra que creíamos eramos nosotros mismos.

La Matrix

El despertar

El despertar es el despertar de la conciencia a su propia existencia a través de la forma que anteriormente identificamos con nosotros mismos. Después de la gran limpieza nada queda sino el espacio vacío.

Pero si examinamos ese espacio más de cerca, nos encontramos con que está lleno de Conciencia, que es la paz interior, la calma y la tranquilidad. Entonces nos damos cuenta de que estamos en casa.

Lo que ahora sucede en ese espacio interior, debemos experimentarlo. Tenemos que experimentar lo que la vida tiene para ofrecernos allí en ese momento específico. Luego de esto no tendremos que cargar con el peso de la experiencia del momento anterior.

Surge entonces la pregunta: ¿hemos ya salido de la matriz? El vacío es perfecto, pero todavía tenemos que dar el último paso con el fin de estar completamente libres.

El Regreso

Ese paso nos llevará al punto donde comenzó todo nuestro viaje. Volvemos a la matriz, el mundo de la vida cotidiana. Nosotros, sin embargo, volvemos en un estado diferente de aquel en el que nos fuimos, ya que hemos sufrido cambios considerables durante nuestro viaje.

La mente, el Ego y, junto con ella, el egoísmo desaparecieron de nosotros mismos. El vacío, palpitante de vida, y la Conciencia, despierta a su propia existencia, y continúan para quedarse con nosotros.

De esta manera, el mundo será completamente diferente para nosotros. Ya no sentimos la necesidad de huir, y no nos sumergimos en el pantano de la identificación con el mundo.

Ahora somos libres de todo eso, y el mundo es ahora una nueva aventura para nosotros. Nos dejamos llevar por las corrientes de la vida, y nos fundimos con el Universo.

En el mientras tanto, ayudamos a otros a despertar y compartimos la alegría de la existencia y la simpatía con todo el mundo que encontramos durante nuestro viaje espiritual.

También puedes leer: Ilusiones de la Matrix: La ilusión de la elección y la libertad

Fuente: [humansarefree]

COMMENTS

WORDPRESS: 2
  • comment-avatar
    Pablo 1 año

    De dónde sacaste esto? Lo has experimentado? Me parece muy fascinante, pero surreal.

  • DISQUS: 0