Científico de NOAA: Estelas de avión pueden generar Geoingeniería de manera accidental

Científico de NOAA: Estelas de avión pueden generar Geoingeniería de manera accidental

Un científico de la NOAA ha planteado, en base a un estudio, que las estelas de los aviones podrían generar geoingeniería y afectar al clima mundial.

Artículo originalmente publicado por: Smithsonian.com

Las emanaciones gaseosas del escape del avión alteran el proceso cómo la luz del Sol alcanza a la Tierra y puede sin querer afectar a nuestro clima.

Si usted va al aire libre en un día claro y mira hacia el sol (con cuidado, bloqueando el disco brillante con el pulgar) es posible que vea una región blanca nebulosa que rodea nuestra estrella.

Esta bruma es causada por los aviones, y torna blancos gradualmente a nuestros cielos azules, dice Charles Long del Laboratorio de Investigación del Sistema Terrestre de la NOAA en Boulder, Colorado. «Podríamos estar realmente llevando a cabo algunos procesos de geoingeniería no intencional aquí», dijo Long en una conferencia de prensa esta semana en la Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

La geoingeniería consiste en la manipulación de un proceso ambiental de tal manera, que afecta el clima de la Tierra. Por ejemplo, los investigadores anteriores han propuesto combatir el calentamiento global mediante la siembra intencionalmente de la atmósfera con partículas pequeñas, o aerosoles, para esparcir algo de luz solar y reducir la cantidad de calor atrapado por los gases de invernadero.

Long y sus colegas todavía no tienen suficientes datos para saber cuánto de un efecto de bruma helada generada por aviones puede estar impactando sobre el clima o si está contribuyendo al calentamiento o enfriamiento. Pero su existencia demuestra otra manera en que los humanos podrían estar alterando el sistema climático, Long dice: «se puede ver esto con sus propios ojos.»

El descubrimiento proviene de estudios sobre la cantidad de luz solar que llega a la superficie de la Tierra. Esta energía no es constante. A partir de los años 1950 y 1980, por ejemplo, el sol parecía atenuarse levemente, luego comenzó a aclararse.

Cuando los científicos buscaron una causa, trataron de vincular estos cambios a las variables del sol, dijo Martin Wild del Institute for Atmospheric and Climate Science en ETH Zurich durante una conferencia de prensa. Pero no pudieron encontrar ninguna correlación.

«Si no es el sol, debe ser el ambiente» dijo Wild, refiriéndose al responsable del cambio. Los altos niveles de contaminación a mediados del siglo 20 causó que grandes cantidades de aerosoles se enviaran a la atmósfera, bloqueando parte de la energía del sol. Pero cuando lugares como Estados Unidos y Europa comenzaron a contaminar menos, la cantidad de aerosoles disminuyó, y el sol apareció para alegrar un poco.

Long y sus colegas encontraron datos interesantes que indicaban que algo más estaba pasando. La luz del sol viaja directamente a la superficie de la Tierra, pero algo de ella se esparce durante el viaje a través de la atmósfera. Con menos contaminación, esta luz difusa debería haber disminuido, pero en cambio, parece estar aumentando.

«Tenemos un misterio», dijo Long. Debe haber algo en la atmósfera que dispersa la luz del sol.

Estelas

Long piensa que el tráfico aéreo es la fuente más probable de esas partículas. Los gases que se emiten del escape de un motor de avión contiene aerosoles y vapor de agua. En la alta atmósfera, donde la temperatura extremadamente fría, las partículas sirven como núcleos de cristales de hielo, que forman las estelas de vapor brillantes vistas en la estela de un avión. Algunas de estas estelas, según lo que han descubierto los científicos, pueden contribuir al cambio climático.

Cuando estela de vapor se disipa, deja una fina bruma helada. El cielo puede parecer libre de nubes, pero las partículas están ahí hasta que caen fuera de la atmósfera. Y mientras están en el cielo, estas dispersan la luz del sol de una manera similar a la de los Proyectos de Geoingeniería propuestos.

«Parece muy posible que Long haya visto algo que es real», dice Kevin Trenberth, del National Center for Atmospheric Research (Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas). «Pero hay mucho más trabajo que hay que hacer para verificar el hallazgo y establecer una conexión con el clima».

Los cielos no son claros todo el tiempo, y por qué son claros un día y no el siguiente podrían ser importante. «La razón para el cielo sea claro es un factor, y Long necesita explorar más», dice Trenbeth.

Long admite que su estudio crea muchas más preguntas que respuestas. Las respuestas a estas preguntas podrían ayudar a los científicos a determinar mejor el efecto que los viajes en avión están teniendo en la atmósfera mundial y mejorar los modelos climáticos, por lo que podríamos entender mejor lo que va a suceder en nuestro planeta en el futuro.

Fuente: smithsonianmag.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0