Preocupación científica: Mueren 60.000 antílopes en 4 días por algo desconocido

Preocupación científica: Mueren 60.000 antílopes en 4 días por algo desconocido

Cuando Steffen Zuther, director de la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad en Kazajistán, llegó al centro para vigilar el parto de un rebaño de Saigas, una especie en peligro crítico de extinción, los veterinarios de la zona ya habían informado de que todos los animales habían aparecido muertos en el suelo.

“El alcance de esta mortandad y la velocidad que tiene, matando a todos estos animales, no había sido observado en otras especies”, dijo Zuther. “Es realmente inaudito.”

Las Saigas desempeñan un papel fundamental en el ecosistema de la estepa, donde los inviernos fríos impiden que el material vegetal muerto caiga en descomposición, y las Saigas ayudan a descomponer la materia orgánica, reciclando de nutrientes el ecosistema y previniendo los incendios forestales por el exceso de hojas en el suelo. Además, los depredadores de la zona se alimentan de ellos.

Los especialistas tomaron muestras detalladas del suelo por donde los animales caminaban, así como el agua que bebieron y la vegetación que comieron. También tomaron muestras de las garrapatas y otros insectos que se encuentran en el cuerpo de estos animales, con la esperanza de encontrar alguna causa desencadenante de esta misteriosa muerte masiva.

Las hembras, que se agrupan juntas para parir a sus crías, fueron las más afectadas. Murieron en primer lugar, seguido de sus crías, que aún eran demasiado jóvenes para comer cualquier tipo de vegetación. Esto dio que pensar sobre que lo que estaba matando a los animales estaba siendo transmitido a través de la leche de las madres, dijo Zuther.

Las muestras de tejido revelaron que existían toxinas producidas por Pasteurella y posiblemente Clostridia, que causan extensas hemorragias en la mayoría de los órganos de los animales. Pero la Pasteurella se encuentra normalmente en los cuerpos de los rumiantes como las saigas, y por lo general no causan ningún daño a menos que los animales hayan debilitado el sistema inmunológico.

El análisis genético hasta el momento sólo ha profundizado el misterio. “No hay nada de especial en él. La pregunta es por qué se ha desarrollado tan rápidamente y se extendió a todos los animales”, dijo Zuther.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0